domingo, 30 de julio de 2017

ESCAPADA A KIEV

Hace dos fines de semana hizo un año que me case, si ya hace un año!! ha pasado volando y la verdad es que puedo decir que con tanto cambio ni me he enterado, aquel fin de semana Nico tenia cosas que hacer en Kiev y allí que me fui, como me quedan vacaciones que no me he cogido pues decidí acompañarlo.
Nos fuimos el jueves por la tarde, lo peor de todo es que pudiendo ser un viaje rápido tiene que ser un viaje con escala, lo que viene siendo un palo en toda regla.
Hicimos escala en Franfurt, allí estuvimos dos horas y luego seguimos con nuestro viaje, llegamos a la una de la noche, lo que viene siendo las dos debido al cambio horario.
Cuando llegamos nos estaban esperando del hotel, nos llevaron hasta el centro de la ciudad, por el camino tube la sensación que estaba en una película de misión imposible los edificios todos iguales, las carreteras vacías por un momento tube la sensación que nos iban a secuestrar.
Llegamos a nuestro destino, hicimos el cheking y nos trajeron de cena una hamburguesa, no me podía creer que el hotel hubiera tenido en cuenta nuestra llegada y, que nos guardara la cena a punto de ser comida.
Al día siguiente tengo que confesar que dormi hasta tarde, me levanté y estuve en el hotel, Nico tenia que trabajar por lo que estuve leyendo y trabajando desde el ordenador, cuando baje a comer a la cafetería en la mesa de al lado había una pareja que hablaban español, por lo que pronto acabamos hablando y compartiendo mesa...
Por la tarde llego Nico de trabajar y yo había quedado con la pareja que había conocido en la cafetería del hotel, son argentinos, viven en Madrid e igual que nosotros estaban pasando un fin de semana en kiev.
Estuvimos cenando y hablando y la verdad es que lo pasamos rebien, como dirían nuestros nuevos amigos, al dia siguiente quedamos para ir juntos a descubrir esa bella ciudad.
El sábado por la mañana después de desayunar una guía, que maldita casualidad, nos tenia que acompañar a los cuatro a la vez a ver la ciudad, nos acompaño a ver lo mas emblemático de esa bella ciudad, empezamos subiendo al mirador, delante de nuestras narices una enorme ciudad con mucho para ofrecer.
Luego nos acercamos a la plaza del magdar kiev, se me estremeció el corazón al oir a nuestra guía contar lo importante que es la historia de un pueblo, y solo te das cuenta cuando te la intentan arrebatar.... allí a penas tres años atrás se había llevado a cabo una revuelta, donde murieron mas de cien personas, con algunos desaparecidos y muchos heridos, después busque información y la verdad es que que pena ver como un dictador intenta arrebatar la libertad a un pueblo.
Luego fuimos a ver la iglesia de San Miguel, la verdad es que su fachada azul y sus cúpulas doradas son dignas de ser visitadas pero luego el interior te deja sin habla. luego nos acercamos a los mercadillos donde pudimos ver y comprar la artesanía local y fuimos a comer a un Italiano, lo se poco originales, pero era lo que nos venía más de gusto,tengo que deciros que en Ucranía se come por un módico precio en los restaurantes, 5 personas, dos ensaladas, 5 platos pasta o pizza y cafés treinta euros, la verdad es que la comida estaba buenísima y el sitio era de lo más chic. Nos hicieron coger un boleto de una pecera y nos toco una pizza carbonara de metro por lo que el domingo volvimos a comer allí.
Nuestra guía se tubo que ir, y nosotros seguimos nuestro paseo por el centro, entramos en tiendas, compramos golosinas y finalmente nos volvimos al hotel donde cenamos.
Para cenar nos decantamos por la gastronomía local optamos por encurtidos, allí son muy típicos, una sopa y luego carne estofada, los postres fue una tarta de chocolate, luego nos sentamos a tomar unas infusiones y a seguir con nuestra animada charla pues tengo que deciros que coincidir con Sol y Marcelo es una de las mejores cosas que nos ha pasado en los últimos tiempos, no se como nos lo hacemos pero siempre conocemos gente de Madrid y luego seguimos en contacto.
En el hotel había gente de todas partes en especial españoles pero tengo que decir que pude practicar bien mi ingles.
El domingo paseamos por nuestra cuenta, subimos al bus turístico, os podéis imaginar que nos costo diez euros por persona, casi muero, con lo caro que suele ser en general!!!
Nos paseamos por unos rincones muy bonitos de la ciudad, pudimos ver sus parques, y también el campo de fútbol de kiev, un lugar impresionante, la verdad es que ir con unos argentinos hace que visites cosas que de otra forma no verías 
Otra vez volvimos a comer a la pizzeria pues teníamos la pizza de un metro también pedimos una ensalada Cesar y un plato de embutidos, tengo que decir que comimos de muerte.
Por la tarde estuvimos en un centro comercial, y también visitamos el metro, en kiev hay la estación de metro más profunda del mundo, y muchas de las estaciones son recomendables ya que son bastante bonitas.
Por la noche cenamos Sushi y estuvimos jugando la jenga, esta vez gané por goleada.
El lunes por la mañana Nico trabajó y al medio dia nos fuimos todos al aeropuerto, el viaje de vuelta lo hicimos juntos hasta munich, allí entendí lo que se siente cuando uno se despide un aeropuerto, nuestros caminos se separaron no sin antes prometernos que nos volveríamos a ver en Madrid o en Barcelona  y se que será así









viernes, 21 de julio de 2017

EL CONCIERTO DE SABINA

Hace unos meses me compré unas entradas para ir a ver a Sabina, la verdad es que el tiempo pasó volando y llegó el día
Fui a trabajar con unas ganas locas que pasasen las horas, cuando me quise dar cuenta ya estábamos camino de  Barcelona, el atasco habitual y una lluvia torrencial que dejo paso a un arco iris de cuento a penas hicimos colas, pero controles, pasamos unos cuantos, el primero que pasamos a Nico lo cachearon de pies a la cabeza y a mi me pidieron que les enseñara el bolso, el chico que me fue a mirar el bolso me dice, lleva botellas dentro? botellas no pero mierda tanta como quieras, tu mismo!!!
Una vez dentro, nos ubicamos, la verdad es que teníamos buenos asientos fuimos a buscar algo para comer y el tiempo paso volando.
Cuando nos quisimos dar cuenta empezó el concierto, la primera parte fue íntegramente del cd nuevo, realmente por más que se escuchen malas lenguas  digan que esta acabado os puedo jurar que en directo sigue siendo impresionante, sus palabras, las canciones cantadas en directo, pero os tengo que decir que, lo que hace grande a sabina es su corazón, nos fue presentando a la banda, y nos dijo que el no seria nadie sin ellos, con algunos llevan treinta años, y les dio su protagonismo pues cantaron alguna canción y no sin menos arte que el jefe, eso engrandece la leyenda que creo que a fuego se esta forjando este hombre, su gran talento que es igual que su corazón, amigo de sus amigos.
Canté a pleno pulmón cada una de las canciones, salté i bailé, como me gustan los directos de sabina, tengo que decir que me dan a vida y me regalan gratos momentos.






En un momento dado, cuando nos pensabamos que el concierto no podía superarse, apareció Serrat, lo se parecía imposible tocar la perfección y este concierto la sobre paso con nota, Sabina y Serrat, dos grandes, el escenario se les quedó pequeño, la complicidad entre ellos era patente y se trasladó al publico, pues cantaron "paraules d'amor" donde a más de uno se nos escapó alguna lagrimilla, era la guinda del pastel, un concierto diez
y así como aquel que va añadiendo los ingredientes a una receta, Sabina iba añadiendo una tras otra sus canciones, las mejores de su repertorio o las que por alguna razón son las que más le han gustado a lo largo de su larga trayectoria
las canciones eran magia, y allí todos los que estuvimos presente lo pudimos ver y comprobar, queda mucho sabina para dar guerra,y espero poder ir a otro concierto y disfrutar tanto como en este.
También tengo que confesar aunque no quiera verlo que hay algunas de las canciones que suenan a despedida y el hecho que lo hayan hecho hijo predilecto de su pueblo y ha hecho las paces con su pasado por lo que miedo me da pensar en una despedida