domingo, 21 de febrero de 2016

VISITA A FLORENCIA

He llegado de Florencia, nos lo hemos pasado genial, el tiempo no nos ha 
acompañado, tuvimos un tiempo agradable y cuando llegamos, pudimos 
comprobar que la lluvia era bastante fría. 
Después de una hora de autobús llegamos a la estación, continuaba lloviendo. 
Lo primero que hicimos fue buscar el mapa que yo tenía del año pasado en el 
cual había marcado el hotel y los principales puntos de interés. Tal fue nuestra 
sorpresa al comprobar lo cerca que estaba el hotel de la estación que cuando 
llegamos, ¡¡pudimos comprobar la buena ubicación del hotel y lo cómoda y 
grande que era la cama!! El recepcionista nos recomendó un par de 
restaurantes y nos acercamos a uno de ellos, fuimos a una pequeña “trattoria” 
a comer pizza y al llegar nos dijeron que tendríamos que esperar media hora 
por lo que nos fuimos a dar una vuelta a la feria del chocolate donde nos 
tomamos un chupito de chocolate.
Pasado el tiempo y visto que empezaba a llover con más intensidad volvimos al 
restaurante y esperamos nuestro turno. Yo pedí una “bruschetta” de tomate 
para compartir con Beatriz y una pizza de cinco quesos. Beatriz pidió una pizza 
de salchicha, ¡¡ estaba todo buenísimo y quedamos sorprendidas de lo 
simpáticos que eran los camareros y lo mucho que hacían por hacerse 
entender!! Volvimos al hotel y caímos rendidas después de un largo día con 
vuelo incluido. Estábamos solas en una ciudad pasando un fin de semana.
Por la mañana nos levantamos y desayunamos en el hotel, después decidimos 
visitar el “Duomo” y sus alrededores, quedamos maravilladas de su cúpula y 
con el interior de la catedral. Beatriz decidió subir las 463 escalera de la torre, 
pero yo debido a mis problemas de salud, decidí irme a pasear por el centro, el 
mismo lugar donde un año atrás había paseado con Nico, la Plaza de la 
República llegué hasta el “porquicino” y me hice un selfi con él. Pasado un 
tiempo volví a recoger a Beatriz y justo unos minutos después salió de la torre.
Luego decidimos visitar el mercado de San Lorenzo y como ya era el medio día 
y con mi experiencia del año anterior decidimos comer allí: un risotto con trufa 
fresca y espaguetis con crema de trufa de postres tiramisú y un pastel de 
chocolate y para beber un vino de “chianti”. Después de degustar estos 
manjares decidimos ir a la Academia a visitar al David, había una cola 
kilométrica, pero nosotros al tener nuestro método entramos sin problemas y 
sin colas. Una vez más no me defraudó, me impactó igual que la primera vez, 
la verdad es que me encantó siempre causa el mismo embrujo en mi persona y 
siempre me pasan miles de historias en mi cabeza sobre este personaje.
Cuando salimos nos paseamos por el centro hasta llegar al Ponte Vecchio, 
aunque llovía el sitio era impresionante, las casas puestas a lo largo del río son 
muy parecidas a las de Girona, era como estar en casa, solo que la gente allí 
es mucho más abierta y más simpática.
Ese día intentamos entrar en la galería “Uffizi” sin mucha suerte dado que la 
cola daba la vuelta a la manzana y decidimos no perder nuestro tiempo allí 
teniendo otras opciones por delante y nos fuimos de compras.
A la hora de cenar decidimos ir a comer pasta, en el hotel nos habían 
recomendado un sitio donde la especialidad era la pasta y allí que nos fuimos, 
Beatriz pidió macarrones con pesto y yo decidí pedir lasaña puedo confirmar a 
día de hoy que comí la mejor lasaña de mi vida y pedimos vino de la casa 
después de esto volvimos paseando al hotel y caímos de un plumazo ya que, 
¡¡habíamos caminado más de quince kilómetros!!
El domingo no amaneció mejor que los otros días, al contrarío el día era 
húmedo y bastante frío, pero eso no nos cambió los planes, después de 
desayunar fuimos a Santa Maria de Novella y la Basílica de Santa Croce. 
Cuando volvíamos al centro, en una de las callejuelas, vimos que había una 
calle donde sólo hacían “focaccia” y, aunque había una cola bastante larga, ¡¡¡ 
nos esperamos para probar la mejor focaccia del mundo mundial!!! Damos fe 
All' Antico Vinaio un sitio diminuto, que comes por cinco euros, pero esta todo 
buenísimo (a toda persona que quiera ir a Florencia, tomad buena nota)
Luego fuimos a tomar un capuchino en la plaza del Duomo, aun sabiendo que 
nos sablearían, nos arriesgamos y tal fue nuestra sorpresa al ver que nos costó 
lo mismo que en mi ciudad. Disfrutamos de él, ¡¡qué bueno!!, luego fuimos a la 
Galería Uffizi para ver si teníamos más suerte, pero los astros no nos 
acompañaron, pero sí el tiempo, dejó de llover y por primer día de nuestro fin 
de semana pudimos ver una puesta de sol como dios manda, con todos sus 
colores y sus matices, y allí estábamos nosotras para verlo en primera persona.
Después nos fuimos de compras, sobre este tema escribiré otro post, y la 
verdad es que triunfar triunfamos más bien poco pero nos lo pasamos súper, 
fuimos a recuperar fuerzas al hotel y cuando fue hora nos fuimos a cenar, esta 
vez metimos la gamba, no se puede ganar siempre y esta vez nos 
equivocamos, por la mañana habíamos visto un sitio muy cuqui pero, ¡¡resultó 
ser más cuqui y caro qué bueno!! está claro que uno no se puede llevar por las 
apariencias, a la vuelta fuimos a tomar bebida nacional en un bar donde nos 
reímos bastante comentamos como nos han ido estos dos días, lo deprisa que 
han pasado, regresamos al hotel me preparo la ropa dejo la maleta a punto de 
ser cerrada y los billetes a mano, leo un rato pero mis ojos no me acompañan 
por lo que en menos tiempo de que me imagino me quedo dormida, cuando 
despierto me levanto voy al baño me lavo los dientes, me aseo y vuelvo a 
vaguear un rato, cual es mi sorpresa cuando pongo la cabeza en el cojín y 
empieza a sonar cumpleaños feliz, que bien empezar el día así. Beatriz es un 
sol y con regalo incluido tubo tiempo suficiente para escabullirse y comprarme 
un detalle, cuando abro el paquete me quedo parada. Me encanta es una 
libreta con la cobertura de cuero rojo y la silueta de los principales monumentos 
de la ciudad, ya puedo tomar nota de todo lo que pase a mi alrededor.
Después de recibir un montón de felicitaciones y después contestarlas todas, 
vamos a desayunar, hacemos el check in y nos vamos a la estación. Nos 
pasemos por las galerías de la estación y cuando nos damos cuenta estamos 
subidas al autobús de vuelta al aeropuerto. El viaje de regreso ha sido ameno 
nuestro compañero de cabina era un italiano muy simpático y hemos ido todo el 
viaje hablando (quien dice hablar, dice hacerse entender). ¡De vuelta a casa a la 
rutina, bendita rutina y a nuestras vidas y amores!!!
En casa nos esperan Kílian y Nico y nosotras volvemos con muchas 
anécdotas, repetiremos la escapada, ¡pero la próxima vez iremos los cuatro!








13 comentarios:

  1. Me encanta Florencia, es una de mis ciudades favoritas! Una pena que el tiempo no acompañase

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mi también me gusta mucho incluso lloviendo vale la pena!! gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. No se porque pero siempre acabo leyendo cosas sobre Florencia, nunca e estado pero por lo que e leído y visto tanto en este post como en otros es un lugar bastante bonito,romántico y como no turístico :) Y dicho sea de paso Feliciidadees ya que en ese bonito viaje as cumplido un año mas ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente te recomiendo el día que encuentres un vuelo económico que visites esta ciudad, es encantadora. Gracias por comentar el post

      Eliminar
    2. Antes tengo que ir a unos cuantos destinos ya que no puedo viajar nunca ni a lo mas cercano pero gracias por la recomendación :)

      Eliminar
  3. Qué ganas de ir a Florencia y más después de leer este post. ¡Me ha parecido muy interesante! Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo recomiendo!!!! da igual como vallas acompañada: amigos, pareja sola, la ciudad es ideal

      Eliminar
  4. florencia me encantó cuando fui de luna de miel, y me sorprendi al ver el David q grande es¡¡¡ yo tampoco subi las escaleras, q ricas comidad, un besazooo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Florencia! Mi padre vivió allí 2 años y siempre hablaba maravillas, por eso cuando visité Italia no pude negarme a ir. Para mí fue muy impactante estar buscando la calle del albergue y de repente encontrarnos el Duomo, es que está tan cerca de la estación que no te lo esperas! Me pareció una ciudad increíble y donde disfruté del atardecer más bonito de todo el viaje. Me quedé prendada de la ciudad (y de Siena, un lugar completamente mágico). Gracias por las recomendaciones de restaurantes!

    ResponderEliminar
  6. qué suerte!!! yo iba a ir de vacaciones allí hace unos tres años, ya lo tenía todo pagada y ese mismo día tuve que anular por un imprevisto. Veo que lo aprovechaste bien a pesar de la lluvia y del poco tiempo que estuviste allí, un saludo

    ResponderEliminar
  7. Que bonito y que buena gastronomía. Estoy deseando ir allí, me parece que es preciosa. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Florencia es uno de mis destinos pendientes y cuando leo reseñas como estas me dan ganas de sacarme ya el billete aunque imagino que primero iré a Roma, aún no he visitado Italia. Muakss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que decirte que Roma me encantó pero estuve durante un puente de San Juan i pase mucho calor, olvídate de lucir zapatos y llévate algo bien cómodo, disfruta de cada una de sus calles , plazas, fuentes uuuffff ya me estoy liando voy a tener que escribir un post sobre esa escapada ;) 100% recomendable

      Eliminar