sábado, 6 de febrero de 2016

PRÓXIMO DESTINO: FLORENCIA

No llevo nada bien cumplir años, lo se debería estar contenta, disfrutarlo y dejarme llevar pero durante unos días no puedo evitar que me embargue la tristeza.
El año pasado para celebrarlo fuimos a un spa, nos lo pasamos muy bien y la verdad es que fue una experiencia muy agradable, Beatriz y yo nos lo pasamos en grande, nos reímos bastante y volvimos en modo zen.
Este año hemos decidido dar un paso más, Beatriz siempre ha tenido miedo a volar, nunca ha querido hablar del tema y siempre que le propongo ir algún sitio que requiere subir a un avión su respuesta ha sido clara y rotunda: No
El cambio llegó el día que le regalaron un viaje a Oporto junto con unos compañeros del trabajo, después de aquello no tubo más remedio que decirme que si a mi propuesta: irnos un fin de semana de chicas.
La idea ya la tenía de hacía tiempo, pero ella no me lo ponía nada fácil por lo que vi el cielo abierto el día que Beatriz subió aquel avión, si había ido a Oporto seguramente ahora podría ir algún sitio conmigo.
Le dí vueltas a la idea y se lo propuse, claro no tubo más opción que decirme que si y yo me puse manos a la obra, la tarea no era fácil buscar un lugar donde pasar un fin de semana y que el avión saliese del aeropuerto más cercano de casa.
Me di cuenta que la cosa estaba bastante limitada no había mucho donde elegir, o sea que después de buscar deliberar y pensar decidimos comprar dos billetes para Florencia, no me lo podía creer el mismo sitio donde había ido el año pasado pero a diferencia de el anterior dejaría a Nico en casa y viajaríamos Beatriz y yo solas, la cosa se ponía bastante interesante.
Una vez tuvimos los billetes comprados me puse a buscar hoteles, la cosa no estaba nada fácil, algunos no tenían ascensor otros se pasaban de presupuesto y algunos te decían que estaban en el centro y tenías que utilizar tres líneas de autobuses para llegar al centro.
Al final reservamos un hotel que nos pareció bastante correcto una vez lo tuvimos hecho nos dimos cuenta que nos aviamos equivocado, vuelta a empezar, anulé la reserva y encontré un hotel al lado del Duomo céntrico con baño propio y desayuno incluido a ver que será.
Cuanto ya dejé de preocuparme de alojamiento me dediqué a buscar el traslado del aeropuerto al centro, la verdad es que no podemos quejarnos y nos ha salido bastante bien de precio.
Finalmente ha llegado el día que puedo hacer el checking hoy también he ido a la biblioteca a buscar un par de guías de la ciudad ya he buscado información de algunos sitios que me han parecido interesantes de visitar y me he informado de los horarios de los museos, este año me toca a mi encargarme de estas cosas el año anterior fue mi amiga Tesa quién se encargó de estas cosas.
Ahora solo me toca esperar que llegue el día de irnos, para nosotras viajar solas es toda una aventura y para mi es la primera vez que lo hago sola en diez años, Nico se va a quedar en casa y va a disfrutar del silencio y la tranquilidad de estar solo.
Pero si no recuerdo mal, la primera vez que estuvimos en Florencia fue en el viaje de final de curso de octavo, igual que entonces iremos juntas y volveremos a compartir mil anécdotas y creo que alguna que otra aventura . A nosotras dos especialistas de las situaciones cómicas, sin salir de casa nos pasan mil anécdotas. Espero con ansia que pase esta semana




No hay comentarios:

Publicar un comentario