miércoles, 30 de diciembre de 2015

miércoles, 23 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD 2015



       "Gracias a todos por vuestros comentarios y acompañarme en esta aventura"
                                                                                                                  Divina

sábado, 19 de diciembre de 2015

COMO PASÁIS LA NAVIDAD?


¿No os habéis parado a pensar cómo serían las navidades perfectas? Quizás en una isla del caribe rodeados de tumbonas, buen tiempo y practicando el deporte nacional, o sea, aguantar el vaso de ron, lejos de todo el bullicio de las reuniones familiares, comilonas de empresa, y preguntas indiscretas a las que todos nos sometemos en algún momento de estas fiestas. 
¿O quizás para ti serian pasarlas en una cabaña al lado de un lago o una pista de esquí, cerca de un pequeño pueblo de montaña con todo su encanto y, a la vez, con su tranquilidad los algunos familiares más cercanos y los amigos con los cuales os reuniréis para pasar el fin de año? Todo es posible.
También podría haber la posibilidad de que tuvieras una casa en la playa y que te reunieras allí con tus familiares más próximos y ese fuera el punto de reunión de los diferentes días de fiesta, un ambiente distendido, fuera del habitual, informal. Muchas horas dedicamos a las personas que queremos entre juegos de mesa, comidas copiosas y largas horas de charlas delante la lumbre.
Hay quien preferiría irse bien lejos, seguramente algún sitio lejos y remoto y disfrutar de unos días de fiesta en pareja, dejando por una vez la familia y amigos de lado (en teoría navidad tendría que ser todo el año y las buenas obras deberían durar 12 meses no 12 minutos) y disfrutar del sitio que estas visitando: Hong-Kong, New York, etc., es una buena alternativa y la más atrevida pues, serás el más criticado en todas las comidas en las que hayas estado ausente.
Por lo que se refiere a mí, respiro hondo, cierro los ojos y miro hacia atrás. creo  que he tenido buenas navidades, todas ellas lo han sido, pero no lo he sabido valorar, primero los años que estaba mi abuela, las navidades eran únicas, siempre nos reuníamos todos para estar con ella, siempre nos hacía buena comida y sus abrazos no tenían fin, ¡como la echo de menos!
Una de mis peores navidades la pasé en el hospital, ingresaron a mi padre de urgencias el día 22 con un pronóstico muy crítico, estuvimos todas las fiestas allí, con él, y aunque sabíamos que le quedaba poco tiempo intentamos pasarlo lo mejor posible. A día de hoy, si pudiera retrasaría el reloj a aquel día y no me separaría de su lado y le daría todos los abrazos que algún día le fueron escatimados. Te sigo echando de menos papá.
Cada año me pregunto cuál será la mejor opción para pasar unos buenos días, y la verdad es que la respuesta está en mi interior, se trata de valorar lo que tenemos, disfrutar de los pequeños momentos y agradecer los pequeños detalles que caen en nuestras manos. 
Este año me he propuesto ser feliz, pasar tiempo con quien se lo merece, disfrutar las cosas simples y tener tiempo para recordar a los ausentes que llenan mi corazón de alegrías y recuerdos ¿Y vosotros, como pasáis las fiestas?


sábado, 12 de diciembre de 2015

ADORNOS DE NAVIDAD Y COMPRAS

Hace unos días ya, que hemos pasado las vacaciones de la purísima y este año, 
en contra de todos mis principios, he intentado que se me contagiara el espíritu 
navideño. No acostumbro a poner ni el árbol ni el belén ni nada por el estilo en 
casa, pero este año he decidido decorar mi casa con estilo navideño. Así, el 
sábado quedamos con Kilian y Beatriz para ir a Espinelves, un pequeño pueblo 
catalán donde cada año celebran la feria del abeto. También me di cuenta que,
por principios de diciembre, ya había empezado el consumismo navideño 
caracterizado por compras compulsivas en estas fechas tan marcadas. Parece 
que la gente se prepara para el fin del mundo, una hora en el supermercado para 
hacer la compra semanal, ¡y eso que estamos a tres semanas de noche buena!
¿Qué haremos cuando llegue esa semana? Algunos solemos planteamos 
marchar bien lejos por falta de tener una familia unida o por el hecho de tener 
que sentarte en la misma mesa con esa persona que lleva meses sin mirarte a 
la cara, sin hablarte y que ese día pone su cara de limón, su sonrisa más hipócrita 
y solo te habla porque hay gente delante y no puede evitarlo. Este tipo de escoria 
me produce urticaria, aunque, al fin y al cabo, la Navidad es para estar con la 
gente que queremos y que nos quieren, y no con gente falsa del tres al cuarto 
que no se alegra de nada de lo que pasa en tu vida o que incluso se olvida de 
preguntarte como te encuentras.
Además, creo recordar, decidme rara, que el concepto de Navidad, en teoría, era 
tiempo de perdón y de ser mejor persona, aunque algunos deben tener memoria 
“Pescanova” porque por más que pase el tiempo, las personas tendríamos que 
aprender de nuestros errores y ser mejores desgraciadamente no lo hacemos.
Intentaré que, este año, la Navidad me convenza y que todo lo que ello conlleva, 
galletas de jengibre, comidas copiosas con mis primos, ir al cine con los más 
pequeños de la casa y escribir como cada año la carta a los reyes magos me 
ilusione una vez a la vida de joven adulta obviando la edad que tengamos.
Asimismo, todos tendríamos que escribir una carta donde escribir nuestros
deseos. Cada año escribo una, algunos son simplemente sueños, otros, a
medida que van pasando los meses, se van cumpliendo. Supongo que, si eres
buena persona y crees con todo aquello místico, el Karma te compensa. Yo soy
un claro ejemplo, incluso con mi hipertensión mezclada con el aneurisma, espero
poder escribiendo deseos durante mucho tiempo porque estamos en época de
pedir deseos y tener sueños y yo no voy a dejar de soñar, pese a quien le pese.




martes, 8 de diciembre de 2015

MENÚ CON ESTRELLA

Hoy día de fiesta hemos aprovechado para ir a comer fuera, hace unos meses, a principio de año y la verdad es que fuimos por casualidad, a mi me había tocado una comida en este restaurante y al gustarnos mucho hemos ido varias veces, siempre nos han tratado muy bien, y el jefe de sala de lo mejor y los camareros inmejorables, la comida es un placer para los sentidos.
Cada vez que íbamos nos preguntábamos como podía ser que hubiese tan poca gente, pero teníamos claro que en un breve espacio de tiempo esto cambiaría y tendríamos que empezar a reservar con antelación.
Han pasado los meses y un día mi amiga Beatriz me puso un mensaje para decirme que el restaurante que yo le había recomendado tiempo atrás le habían dado una estrella michelin, no me lo podía creer había llegado el día , ya no podríamos volver sin hacer reserva, mi amiga que siempre le pone la guida a todo me dice, Gala eres una visionaria, has ido tu y han subido como la espuma yo no voy contigo al Viena (un sitio que hacen bocadillos) que me gusta mucho y como le den una estrella no podré volver. Todavía me estoy riendo con sus ocurrencias. y a otro que nos gusta mucho ir a Cadaqués les han dado dos soles que es la antesala de la estrella, o sea que no se si soy una visionaria pero buen gusto si que tengo.
El fin de semana que Nico llegó de viaje, nos acercamos a Castellón al restaurante a ver si tenían mesa, cuando llegamos nos dijeron que lo tenían todo lleno y que no nos podían atender, que les sabía muy mal pero que los habían cogido por sorpresa y que no podían hacer más, nos dieron las gracias por haber confiado en ellos en los momentos más bajos y nos dijeron que podíamos reservar para otro día, después de mucho pensarlo pedimos mesa para hoy, y aquel día comimos en un pintoresco pueblo del Empordá donde la comida era buenísima diferente al sitio que nos hubiera gustado ir pero no estuvimos nada mal.
Hoy hemos vuelto, con reserva, nos han recibido con los brazos abiertos,   hemos pedido el menú degustación y la verdad es que lo hemos acertado, la comida, el vino, la combinación de aroma, gustos y colores cada uno de los platos ha sido un baile para el paladar .
Me han gustado todo y cada uno de los platos, no puedo evitarlo me gusta la buena mesa, una vez más, nos han tratado como en casa, la diferencia ha sido que el comedor esta vez estaba lleno pero aun así nos han atendido igual de bien como el primer día, hemos tenido tiempo de comentar como llevan la fama, los cambios que se presentan el próximo año y que no se olvidan de los clientes que siempre han estado sobretodo antes del éxito y nos han dejado muy claro que el día que queramos volver vamos a tener una mesa para nosotros, solo puedo darles las gracias, una vez más, o sea que lo tendremos en cuenta y una vez más tenemos claro que volveremos





Snack de pan