domingo, 26 de julio de 2015

AÑOS....

Hoy tengo mal día , sabéis aquellos días que son diferentes en el calendario y que os gustaría borrar, saltar o simplemente olvidar, hace mucho tiempo, cuando mi ex me dejo, es un tema que voy a pasar por alto, yo me encontraba muy sola y sin trabajo, tampoco con perspectivas de encontrarlo pero con las semanas todo cambio y mis compañeros con el tiempo y los años pasaron a ser amigos, cenas, escapadas noches interminables de fiesta, resacas comunitarias bueno de esa época puedo decir que hice un máster en salidas nocturnas en escarceo de una noche y en multi empleo puesto que tenía tres trabajos uno de oficial de 06:00 a 14:00 este era el serio, otro de camarera de 14:00 a 18:00 este era extra oficial y de 18:00 a 21:00 de canguro de un adorable bebe que por aquel entonces tenía seis meses y era todo sonrisas besos y bondad pero los fines de semana a parte de trabajar cuando me tocaba también salía, vamos si salía podemos decir que mis días empezaban a las tres de la tarde eso el día que iba bien porque la gran mayoría empezaba mucho más tarde, pero fue un tiempo feliz, con mi amiga Rosa y Mónica éramos las reinas de todos los saraos nocturnos de la comarca ninguno se nos escapaba y muchas de estas veces se apuntaban espontáneos que acabaron siendo asiduos, mi amigo Jacobo era todo bondad, trabajador con novia y con fecha para la boda , cosa que a todos nos sorprendía ya que era al que más le gustaba salir y divertirse. El primero en ayudar a un amigo en apuros, en salir más tarde de la oficina si el trabajo así lo pedía y el que siempre compartía los bocadillos que le hacía su madre conmigo, porque todo hay que decirlo eran kilométricos, aún recuerdo cuando fuimos a Donosti y Jacobo nos tubo que indicar el camino desde casa, hace quince años no teníamos gps y estábamos perdidas en Lyon….
Era como una navaja suiza multiusos tanto te arreglaba el coche como el ordenador.
La última vez que lo vimos fue un sábado una noche como hoy hace ya catorce años, estábamos en la fiesta de un pueblo disfrutando y bailando como si no hubiera mañana…. Nadie se podía imaginar lo que nos esperaba al día siguiente…
Cuando fui a trabajar era un lunes como cualquier otro, la resaca típica de cada lunes, agujetas de cada lunes y las pocas ganas de trabajar de cada lunes, después de chequear que todo esto fuera correcto empecé a poner las barras de pan en su sitio. Tres horas después apareció Rosa con el semblante serio, aun ahora me duele recordar su cara y rompió a llorar, yo sin poder pararla no podía entender que pasaba hasta que con un hilo de voz me dijo:
Jacobo ha tenido un accidente, yo inocente de mí, le pregunté cómo estaba i ella me dijo: Gala Jacobo nos ha dejado, está en el tanatorio. Al escuchar esas palabras casi caigo redonda pero mi compañera me agarro del brazo, no pude ni llorar ni articular palabra, solo abrazar a Rosa y compartir su dolor en silencio, los días siguientes fueron inmensamente tristes, yo seguía sin llorar, sin reaccionar y preguntándome si no lo quería lo suficiente por la falta de muestra de cariño.
El día del entierro yo ya me había convertido en un autómata por suerte íbamos todos en un mismo autobús , cuando entramos en la iglesia estaba abarrotada pero nos hicimos un hueco y pudimos estar dentro, yo miraba a mi alrededor como si de un sueño se tratase, como si no fuese conmigo, seguía sin poder llorar pero con todo el dolor del mundo en mi interior.
Cuando fuimos al cementerio llegó el momento el peor momento pero siempre he sido una persona que afronta las cosas con entereza y cuando vi a su novia me acerque a saludarla, no era fácil siempre envuelta de gente, familiares, amigos… cuando me vio abrió los brazos y nos fundimos en un abrazo, fue un momento mágico doloroso y en aquel momento empecé a llorar como nunca, no hicieron falta muchas palabras puesto que el afecto que le tengo a esta persona que sigue siendo mi amiga es infinita pero en aquel momento reaccione.
Hubo un antes y un después en nuestra vida, se había roto nuestro mundo perfecto, yo tardé una semana en volver al trabajo y mucho más tiempo en recuperarme.
Dejamos de salir pero lo que no ha cambiado es lo mucho que me acuerdo de ti, en cosas que me pasan en mi vida cotidiana, cuando voy a un concierto, cuando pienso en aquellas noches locas, o simplemente si las cosas hubieran sido distintas si a día de hoy seguirías siendo uno de las personas que más me gustaba abrazar , el hueco que deja un amigo cuando se va no lo sabe nadie, y el dolor es muy grande tanto que siempre queda una cicatriz en el corazón .

Cuando digo que tengo un ángel que me ayuda, me guía y me protege siempre pienso en ti, lo hiciste cuando estabas a mi lado, porque no voy a pensar que no lo vas a seguir haciendo desde ese bonito sitio en el que estas ahora. Pero te diré una cosa cuando se acerca este día me cabreo con el mundo, pataleo y estoy una semana de mala leche preguntándome porque el azar no quiso que siguieras al lado de la vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario