lunes, 25 de mayo de 2015

TRUCO O TRATO

El último día de clase tuve examen, teníamos que hacer una redacción, evidentemente y tal como me había ido el trimestre yo era incapaz de articular palabra, pero mi compañero, Jaime un señor que durante todo el curso me ha ayudado a estudiar y en mis mejores momentos, tengo que decir que hubo algunos días que estuve a punto de tirar la toalla, pero no lo hice, siempre estaba el para tenderme una mano y mi amiga Beatriz para escucharme.
Pues el último examen estaba yo mirando las musarañas, esperando que las musas vinieran a visitarme cuando giré la cabeza para mirar la hora y lo que vi fue a mi compañero de batallas levantándose la manga y veo unos papelitos amarillos escritos con letra pequeña enganchados con goma de pollo!!! Ay mi cara!!! Mi cara era un poema y yo que soy la expresividad personificada tuve que girarme con rapidez y cambiar mi cara pues si mi profesora me hubiera estado mirando seguro que lo hubiera pillado, pasaban los minutos  y las musas se habían tomado el día libre, por lo que escribí lo primero que pasó por mi mente, a medida que pasaban los minutos, pero yo podía sin creerme que Jaime pudiese copiar pero yo seguía con mi vacío mental, al final escribí un escueto párrafo donde explicaba mis posibles próximas vacaciones e invitaba a una amiga a compartirlas conmigo.
Cuando acabó el tiempo salí y esperé a mi compañero para comentar el examen y otras cosas, cuando lo vi lo primero que salió de mi boca fue: Jaime te he visto!! Como puedes hacer estas cosas a tu edad? Y a medida que iba diciendo estas palabras sentía como  mi cara iba cambiando de color, y yo seguía pero y si te pillan? Y el con toda la templanza del mundo me dice: tú crees que el profesor se va a fijar en el alumno más viejo de la clase? A mí ya me ha pasado la edad de la vergüenza  por lo que me he apuntado cuatro cosas que no conseguía acordarme y decidí apuntarme cuatro palabras que con consigo retener. Y yo sin salir de mi asombro!!! Roja como un tomate y sin poder para de preguntarle!!! Pero Jaime como has podido!!! Y me preguntó pero  tú no has hecho nunca chuletas? Y cuando eché la vista atrás, vi que en alguna razón también había hecho alguna trampa, pero está claro que esto no tiene fecha de caducidad, que a cualquier edad es buena para recaer. Luego nos fuimos a la cafetería a tomar un café y prepararnos para el examen oral.
Camino de casa este tema me dio mucho que pensar, por varias razones a lo largo de nuestra vida, alguna vez hacemos trampa, ya sea en una examen, en un C.V o en mucho otros sitios, que levante la mano el que nunca ha hecho trampas en nada! Tenéis que confesar que todos tenemos algo que esconder .hasta que edad es necesario hacer trampas? Te arriesgas hasta último momento? O llega una edad que la gente deja de hacer trampas? O realmente esto no se deja de hacer nunca!! Si tiro de mi memoria cuando vamos al supermercado siempre hay alguna abuela entrañable que, aunque no tiene nada o poco que hacer, intenta colarse, y te dice con su dulce voz : ayy pero te tocaba a ti?? Perdona me he despistado (pero si cuela, cuela)

Por lo que creo que esto de hacer chuletas y trampas es algo genético que no podemos evitar, y ahora a esperar las notas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario