sábado, 4 de abril de 2015

MADRID NOS ESPERA


Pongo el despertador a las siete, he negociado la hora con Nico, él quería a las ocho y yo a las siete, tengo tantos planes, tantas cosas por hacer y por ver que no quiero que se me escape ni un minuto de este largo fin de semana, O sea que al final hemos salido de casa a las once. Salimos de casa con la maleta llena hasta los topes, mis accesorios, mi ropa, y yo, Nico por su parte es más simple que el mecanismo de un chupete, una maleta pequeña y la cámara de fotos. Está claro que en esta relación el glamour lo pongo yo!.
Cojo el coche y me pongo a conducir, se niega a que lo haga, tengo que entrenarme, la próxima semana pese a quien le pese iré a Donosti con el Galamobil, pero esta vez por España y no Francia que si me pierdo: a)la gente habla mi idioma b) el GPS funcionará
O sea que tengo que entrenarme a conducir.
Cuando llevamos un rato me paro en un área de servicio, que manía con que pare, con lo bien que voy yo con Sabina de fondo y mi coche a toda mecha, creo que Nico no se pide una tila por educación, yo pido agua, en realidad no quiero nada, él se pide un cortado.
Seguimos y decidimos pararnos a comer, el sitio está lleno de gente de avanzada edad, parece una reunión del IMSERSO a nivel estatal creo que nosotros somos los más jóvenes, Tengo la cabeza como un bombo, mi migraña ayer me acompañó al concierto, y hoy tengo resaca, últimamente tengo bastantes dolores de cabeza, Nico no entiende porque, yo le podría hacer un pequeño esquema pero para evitar la quinta guerra nuclear me voy a callar, si sumamos mi estado de desempleo elevado a que hace un mes que me mantienen más la falta de ofertas de empleo y la perspectiva de mejoras laborales añadiéndole lo poco útil que me siento en mi casa mejor dejo el tema y sigo conduciendo….llegamos a Madrid, esta vez el GPS nos lleva a la primera, vamos al mismo hotel que el pasado año, dejamos el coche en la zona azul, las maletas en la habitación y nos vamos al centro, delante del hotel hay una parada de metro, 8 paradas y estamos en Sol, esta abarrotado de gente, lo primero que hacemos es ir a merendar a San Ginés que bueno está el chocolate con porras, no me extraña que Valle Inclán escribiera  aquí una de sus obras, yo también me pasaría horas sentada entre estas paredes,cuanta historia guardan estas paredes.Cuando salimos de allí nos mezclamos con la marabunta e intentamos ir a Gran Vía como hay una procesión nos quedamos atascados entre la gente, ha habido momentos que el nivel de ansiedad ha llegado a niveles máximos, gente por todos lados sin escapatoria, cuando la gente se ha dispersado he sentido un gran alivio, nos hemos dirigido a Cibeles, los pasos seguían por la Gran Vía pero allí la gente estaba más dispersada, Nos hemos podido acercar a Cibeles sin problemas, el trafico estaba cortado, me he hecho fotos desde todos los ángulos, y de cerca, cuando hemos acabado ya era tarde, hemos ido a cenar al mercado de San Miguel, que ganas, como me gusta ese sitio: sus tapas, dulces, vinos  he probado la hamburguesa de carne Kobe también hemos comido ostras y sushi, casi nada la verdad es que la comida en este sitio es mucha y variada puedes elegir bastante entre los distintos sitios y todos ellos son igual de buenos yo cada vez que voy descubro algún puesto nuevo  y también me he tomado un mojito Ya con los pies crujidos y bastante cansados nos vamos a dormir, mañana hemos quedado con Alberto y Merce y será un día largo y emocionante 


No hay comentarios:

Publicar un comentario